Naming

...por alusiones...

1.- La denominación de productos es la disciplina de decidir cómo se llamará un producto, y es muy similar en concepto y enfoque al proceso de decidir el nombre de una empresa u organización. 

No trabajo en esa disciplina. Puse este nombre a mi sitio web como homenaje a mi madre, que siempre me repetía aquello de “consejos vendo y para mí no tengo” (en otros ámbitos de la vida, lógicamente) 

2.- El nombre del producto se considera una parte crítica del proceso de marca, que incluye todas las actividades de marketing que afectan la imagen de la marca, como el posicionamiento y el diseño del logotipo, el empaque y el producto en sí. 

considero que un consultor básicamente se dedica a eso, a vender sus consejos. Por supuesto, tras una recogida de información, análisis y reflexión del escenario y los objetivos a abordar. Respecto al logotipo… ni siquiera he pensado en ello.

3.- El proceso involucrado en la denominación de productos puede tardar meses o años en completarse. 

Creo que cuando decidí tener una web propia tardé aproximadamente 2 minutos en elegir su nombre.

4.- Algunos pasos clave incluyen especificar los objetivos de la marca, desarrollar el nombre del producto en sí, evaluar los nombres a través de pruebas de mercado objetivo y grupos focales, elegir un nombre de producto final y finalmente identificarlo como una marca comercial para protección.

Supongo que debería trabajar todos estos pasos, si bien no lo considero relevante. Este blog es para plasmar mis reflexiones y mis inquietudes sobre tecnología y educación (únicamente sobre eso) desde mis experiencias y mi visión. Y por supuesto, desde mi día a día. El nombre me parece original y con eso me sirve. Soy consciente de lo inapropiado que puede resultar utilizar el término “vender” en una web; no me preocupa. No es mi intención vender nada aquí.

1.- La denominación de productos es la disciplina de decidir cómo se llamará un producto, y es muy similar en concepto y enfoque al proceso de decidir el nombre de una empresa u organización. 

No trabajo en esa disciplina. Puse este nombre a mi sitio web como homenaje a mi madre, que siempre me repetía aquello de “consejos vendo y para mí no tengo” (en otros ámbitos de la vida, lógicamente) 

2.- El nombre del producto se considera una parte crítica del proceso de marca, que incluye todas las actividades de marketing que afectan la imagen de la marca, como el posicionamiento y el diseño del logotipo, el empaque y el producto en sí. 

considero que un consultor básicamente se dedica a eso, a vender sus consejos. Por supuesto, tras una recogida de información, análisis y reflexión del escenario y los objetivos a abordar. Respecto al logotipo… ni siquiera he pensado en ello.

3.- El proceso involucrado en la denominación de productos puede tardar meses o años en completarse. 

Creo que cuando decidí tener una web propia tardé aproximadamente 2 minutos en elegir su nombre.

4.- Algunos pasos clave incluyen especificar los objetivos de la marca, desarrollar el nombre del producto en sí, evaluar los nombres a través de pruebas de mercado objetivo y grupos focales, elegir un nombre de producto final y finalmente identificarlo como una marca comercial para protección.

Supongo que debería trabajar todos estos pasos, si bien no lo considero relevante. Este blog es para plasmar mis reflexiones y mis inquietudes sobre tecnología y educación (únicamente sobre eso) desde mis experiencias y mi visión. Y por supuesto, desde mi día a día. El nombre me parece original y con eso me sirve. Soy consciente de lo inapropiado que puede resultar utilizar el término “vender” en una web; no me preocupa. No es mi intención vender nada aquí.

×